Carisma

San Martín de Porres

El santo, también conocido como fray Escoba, nació en Lima el 9 de diciembre de 1579, hijo de Juan de Porres, caballero español de la Orden de Calatrava y de Ana Velázquez, negra libre panameña. Juan de Porres marcha a Guayaquil (Ecuador) comisionado por el Virrey Don García Hurtado de Mendoza. Allí reclama a sus dos hijos que salen para Ecuador. Años más tarde, Don Juan Porres es nombrado Gobernador de Panamá por lo que los niños, Martín y Juana, regresan con su madre a Lima. A los doce, Martín está de aprendiz de peluquero, y asistente dentista. La fama de su santidad corre de boca en boca por la ciudad de Lima.

Conoce a Fray Juan de Lorenzana, famoso dominico como teólogo y hombre de virtudes. Le invita a entrar en el Convento de Nuestra Señora del Rosario. La legislación de entonces impedía ser religioso por el color y por la raza, por lo que Martín de Porres ingresa como Donado, pero él se entrega a Dios y su vida está presidida por el servicio, la humildad, la obediencia y un amor sin medida.

San Martín tiene un sueño que Dios le desbarata: Pasar desapercibido y ser el último. Su anhelo es seguir a Jesús de Nazaret. Se le confía la limpieza de la casa, por lo que su escoba será, con la cruz, la gran compañera de su vida.

Sirve y atiende a todos, pero no es comprendido. Un día cortaba el pelo y hacía el cerquillo a un estudiante. Este, molesto ante la mejor sonrisa de Fray Martín, no duda en insultarle: “¡Perro mulato! ¡Hipócrita!” La respuesta fue una generosa sonrisa.

San Martín lleva dos años en el convento, hace ya seis que no ve a su padre, éste le visita y, después de dialogar con el Prior Provincial, éste y el Consejo Conventual deciden que sea hermano cooperador.

El 2 de junio de 1603 San Martín de Porres se consagra a Dios por su profesión religiosa. El Padre Fernando Aragonés testificará: Se ejercitaba en la caridad día y noche, curando enfermos, dando limosna a españoles, indios y negros, a todos quería, amaba y curaba con singular amorLa portería del convento es un reguero de soldados humildes, indios, mulatos, y negros; él solía repetir:

“No hay gusto mayor que dar a los pobres.”

San Martín de Porres es un amor desbordante y universal. Su hermana Juana disfruta de buena posición social, por lo que, en una finca de ésta, da cobijo a enfermos y pobres. Y en su patio acoge a perros, gatos y ratones.

Los religiosos de la Ciudad Virreinal van de sorpresa en sorpresa. El Superior le prohíbe realizar nada extraordinario sin su consentimiento. Un día, cuando regresaba al Convento, un albañil le grita al caer del andamio; el santo le hace señas y corre a pedir permiso al superior, éste y el interesado quedan cautivados pos su docilidad. Su vida termina en loor de multitudes el 3 de noviembre de 1639.

Newsletters

Suscribite a nuestro newsletter y recibí toda la información actualizada.