Noticias

Retiro congregacional 2018

“Sedientas del Dios vivo y de sus manifestaciones, al estilo de Domingo y Elmina, que nutrían sus vidas en la escucha atenta de la Palabra” (Actas del Capítulo 2018)Del 26 al 30 de diciembre, nos reunimos en la Casa La Providencia de Ascochinga (Córdoba) para vivir nuestro retiro congregacional.

La Hna. Cynthia Folquer dio la bienvenida y nos invitó a realizar un camino de silenciamiento interior, que estuvo acompañado por el Padre Gerardo Dieguez, sacerdote diocesano de Tucumán, quien a través de diferentes motivaciones y reflexiones, desde el tema ‘Fidelidad’, nos ayudó a renovar nuestro propio camino de consagración a Dios y compromiso con los demás.

Con la colaboración de las Hnas. Victoria Canigia y Valeria Nougués, cada día en la oración de las horas litúrgicas, nos unimos con los salmos a todos los que desde distintas latitudes alaban en cada hora al Dios de la vida.

La adoración al Santísimo Sacramento, antes de las vísperas, fue un tiempo para permanecer en el amor del Señor, al exponer al Santísimo actualizamos nuestra conciencia de que, como Jesús, también exponemos nuestras vidas de entrega al servicio de los demás. La contemplación del Misterio de su presencia viva entre nosotras fue un momento privilegiado en estos días.

La eucaristía diaria, nos volvió a centrar en la persona de Jesús, en su alianza de amor con cada una de nosotras y con el mundo entero.

La Hna. Alejandra Elbaba, cada mañana, nos invitó a través de la danza contemplativa y el Taichi a descubrir la presencia silenciosa del Espíritu en nosotras.

La contemplación de los iconos escritos por la Hna. Liliana Badaloni, nos motivaron para hacer la oración más bella.  Cada uno en su singularidad nos fue abriendo a la contemplación del misterio del Reino de Dios en medio nuestro, invitándonos a nuestra propia transfiguración.

Las Hnas. Mariana Gonzalez, María Alejandra Leguizamón, Daniela Cerutti, Eugenia Luque y Antonia Achingo, a través de la música y el canto, nos ayudaron a unir nuestras voces, en alabanza al Dios de la vida en comunidad.

También la disponibilidad del Padre Gerardo para acompañarnos en el sacramento de la reconciliación, nos permitió contar con un espacio de escucha y misericordia.

Celebramos y dimos gracias por los 50 años de consagración de las Hnas. Liliana Badaloni y Luisa María Vaquel y los 40 años de consagración de las Hnas. María del Carmen Bellovino y Matilde Kesseler, quienes con su fidelidad impulsan la nuestra de cada día. Agradecimos el don de sus vidas entre nosotras, por el “sí” de cada día, en este proyecto de caridad que Elmina y Ángel María comenzaron.

Las Hnas. María Lía Herrera y Alejandra Elbaba estuvieron en actitud de servicio y disponibilidad en toda la logística, desde una entrega constante nos ayudaron a tener todo lo necesario para este camino espiritual.

Fue un tiempo oportuno para vivir personal y comunitariamente, donde nos hemos abierto al Dios de la Vida, a los demás y a la naturaleza. Nos llenamos de luz, silencio y meditación y todo ayudó a renovar nuestro camino de consagración.

Newsletters

Suscribite a nuestro newsletter y recibí toda la información actualizada.