Novedades

Palabras de despedida para Ana Nattero, Representante Legal Colegio La Asunción

“El hombre leal será muy bendecido” (Pr. 28,20) Elegí este texto bíblico, porque, sentí que la lealtad era cuestión de Dios, ya que Él bendecía al que la encarnaba, y en este caso, cabía para alguien tan significativa para nosotros, como lo es Anita Natero. Ser leal, se define como un valor que consiste en […]

“El hombre leal será muy bendecido” (Pr. 28,20)

Elegí este texto bíblico, porque, sentí que la lealtad era cuestión de Dios, ya que Él bendecía al que la encarnaba, y en este caso, cabía para alguien tan significativa para nosotros, como lo es Anita Natero.
Ser leal, se define como un valor que consiste en nunca darle la espalda a una persona o grupo social, que están unidos por lazos de amistad o por alguna relación social.

En el tiempo que compartí en el Colegio, constaté cuánto de cierto había en esta definición, aplicada a la sra. Ana; “mujer de carácter” comentan (y es cierto), conocedora de que ser leal es una virtud que exige cumplir lo encomendado con fidelidad, honor y gratitud.
En los tiempos que corren hay valores que se han perdido, hay virtudes que se han olvidado y hay costumbres que han cambiado por otras, donde ya no existe ni la palabra, ni el honor, ni la gratitud.

Ana Natero, supo, a pesar de los avatares cotidianos, servir a una casa – Colegio, que se hizo, con el correr del tiempo, emblemática. Aquí, compartió con honor, junto a religiosas y laicos la ardua tarea de construir escuela, al mejor estilo dominicano.

Una escuela, donde la excelencia de la enseñanza tiene que ir acompañada por la excelencia de la fe de los miembros que la componen. Para eso, hay que empeñar la palabra, sustentada con la PALABRA, de donde los y las predicadoras extraemos la savia de nuestro quehacer apostólico-educativo.

No sin esfuerzos Ana, como RL. generó un liderazgo en el ámbito educativo. Esto le exigió firmeza, constancia y fidelidad, ya que no se puede hacer crecer a los demás, si no se sostienen con firmeza los principios que se pregonan; al sostenerlos se cultiva la constancia, y con la constancia se ejercita la fe.

La fidelidad, que quiere decir Fe, es la que construye el Reino. Esa fidelidad se transformó en amistad sincera con algunas hermanas, que hoy la siguen cultivando y con otras, que desde el Cielo, se unen a Dios para bendecirla.

Querida Anita, como dice el texto de los Proverbios, imploramos para vos y tu familia, ¡muchas Bendiciones!, con la certeza de que el Dios de la Vida, te hará descubrir una “nueva vida” en la etapa que emprendes.

Aquí, quedan tus enseñanzas, tus consejos, tu fidelidad! ¡Gracias!

YouTube | Video | Agradecimiento a Ana Nattero