Novedades

En memoria agradecida de nuestra Hna. Gladis

Desde una profunda comunión, queremos hacer memoria agradecida de la vida de nuestra querida Hermana Gladis, que fue recibida en la Casa del Padre el 8 de Julio de este año. A los recuerdos que cada uno guarda en su corazón, sumamos los mensajes que fueron compartiendo algunos de los que caminaron con ella.

Nos visita la muerte…y le convidamos Pascua!

Y cree que nos lo lleva todo, pero no, logramos arrebatarle la sonrisa y la acogida de Gladis, su perspicacia, su corajuda e inagotable resiliencia, sus interminables e incansables cebadas de mate y charlas, su buen ánimo, el disfrute de la amistad, sus recetas familiares. 

Se lleva su dolor, ese compañero incómodo y hostil con el que se codeó tantos años, sin que muchas veces nos diéramos cuenta. Era una intimidad en la que no nos dejaba entrar, para ahorrarnos sufrimiento a las que estábamos cerca. 

Con nuestra memoria agradecida, le arrebatamos a la muerte la alianza de Gladis con Jesús y con los más pobres, con las encadenadas, con los que necesitaban una palabra de confianza, un oído para sus pesares, misericordia en medio de tanta violencia y desesperación. La muerte no se lleva su vida entregada y amasada con tantas y tantos, que es también nuestra. Gana una vez más la Vida en plenitud, la tan ansiada esperanza de ver el rostro amable del Dios Padre y Madre.

Te vamos a extrañar querida Gladis. El llanto y la tristeza por tu despedida son testigos de cuánto te queremos. Cuidanos desde el cielo! (Hermana Alejandra Elbaba)

Que tristeza dejas en mí alma con tu partida mi querida hermana Gladis Manzur. Te recordaré siempre. Voy a estar agradecida con vos por haber dejado huellas bonitas en mi vida, por haberme enseñado siempre que el amor todo lo puede, que Dios siempre está, que a esta vida venimos con un propósito y es dar amor al prójimo. En mí quedará grabado por siempre nuestro viaje a Hersilia ,nuestros sábados de reunión en el grupo Koinonia, las misiones, los retiros. Siempre mi querida Gladis serás un ejemplo a seguir. Seguramente ya estás descansando en la gloria de Dios. Te despido con mucho amor y mil gracias por haberme enseñado a vivir con alegría y amor aunque haya días grises y tristes. Te quiero muchísimo, yo tu Colo, tu Koinochica ❤️❤️ (Evelina Romay – Grupo Koinonia de Monteros, Tucumán)

 Amigos de la Iglesia Surandina: Los cristianos construimos con unos «ladrillos» que son nuestra vida misma. Cómo no recordar con inmenso cariño la acogida que ofrecía la Comunidad Dominica de Yauri al Equipo pastoral de Colquemarca y Velille, siempre que estábamos de paso por ahí.  Tenemos una foto en el día del bautizo de María del Carmen Ccama Lima (en Velille) de quien Gladis Manzur fue madrina. Gladis se quedó para siempre entre los «cimientos y las paredes» de esta vida surandina y su vida germinará hasta en el ciento por uno. (Toño Villalobos – Perú)

 Pasaste en el transcurso de mi vida  emanando alegría, pureza y sabiduría. Participé en mi infancia y en la de varios alumnos del Colegio Santísimo Rosario de Monteros. Que tu alma y tu guitarra sigan alegrando en el paraíso. Descansa en paz hermana Gladis Manzur!!! Que brille para vos la luz que no tiene fin! (Noelia Díaz – Colegio Santísimo Rosario de Monteros, Tucumán)

Querida Hna. Gladis, así te voy a recordar con tu sonrisa franca y tu mirada pícara. Siempre valoré tu testimonio de amor al prójimo en las misiones y en tu apostolado en la cárcel, un lugar por muchos ignorado, juzgado y despreciado. Tuve la gracia de poder decirte esto en vida. Muchos tuvimos la bendición de conocerte y amarte. Siempre estarás en mi recuerdo agradecido, gordi querida. (Rosana Gómez – Colegio La Asunción, Santiago del Estero)

Ver video «En memoria de nuestra Hna. Gladis»