Novedades

Retiro intensivo de silencio y meditación

Del 19 al 22 de Noviembre, se realizó un nuevo retiro intensivo Zen, organizado por la Fundación Elmina Paz Gallo y coordinado por la Hermana Alejandra Elbaba. Fueron tres días en los que 27 personas pudieron meditar en el silencio y la quietud de nuestra casa de La Pampa (Ascochinga, Córdoba).

“El clima estupendo de estos días, la luna llena y la casa con su «alma» tan especial y acogedora, nos posibilitó especialmente las meditaciones y celebraciones fuera, como en un entorno sagrado.”

“En cuanto a mí, el retiro me llegó como un regalo, suelo sentirme inmerecedora y desconcertada.

Son épocas llenas de cambios duros, a veces elegidos y otras no.. Sentí que TODO ESTÁ BIEN. Es una de las tantas puertas  que puede ir descubriendo en el camino, no dudo que seguirán ocurriendo,  espero poder verlas y aprehenderlas. 

Volví con una inmensa sensación de libertad y amor y unidad y paz… tal vez también de que no viví en vano.” (Madelita Catalán)

 

“La experiencia de este Sesshin es para mi, sin dudas, inolvidable.  Pareciera que todos los astros decidieron bendecir a ese maravilloso lugar y a esas personas que fuimos elegidas para vivirlo. ¡Son tantas las cosas que puedo decir! 

Quizá lo más fuerte es entender el significado de la expresión «todos los seres»; el simbolismo del espejo circular, la sabiduría del desapego, el proceso para llegar a la Luz, a la Verdad…

Los momentos sagrados en las celebraciones, en la del fuego..

No había tenido tantos zazen como esta vez y los disfruté sintiendo que fueron buenos para mi vida, fui y volví feliz. 

Como siempre, la organización tuvo en cuenta hasta el mínimo detalle y sé que pones tu cuerpo y tu alma generosa para que otros tengamos la posibilidad de encontrar un camino quizá desconocido hasta ahora, para llegar a Dios, viviendo como vos nos decías y citabas a San Agustín, estamos ya,  transitando la eternidad. 

Esta vez es tan cierto parafraseando a la Parodi que «las palabras no alcanzan» pero solo puedo decir: Gracias…” (Graciela Daives)