Novedades

Testimoniar a Jesús, predicando a enfermos y ancianos

Con solicitud y entrega, la hermana Matilde Kesseler ha asumido hace tiempo la tarea de predicar, acompañando a los ancianos y enfermos de la zona sur de la ciudad de Santiago del Estero.

«Es una silenciosa misión llevada a cabo los miércoles por la mañana y jueves y viernes por la tarde. Se puede decir que ningún cambio climático la hace desistir del compromiso asumido. Sabe los nombres y las historias de cada uno, y los lleva en su corazón para presentarlos en la oración de cada día. 

El alimento de la Palabra y la Eucaristía son las claves desde donde lee esas historias anónimas, pero no por eso menos interesantes que las otras que no lo son. Hay un despertar, por sentir que viven cada mañana que la ven llegar, y un camino de encuentro con el Señor de la Vida, cada vez que reciben el pan eucarístico.

En este mes dominicano, como comunidad creemos que es bueno compartir lo que nuestra hermana va tejiendo en la silenciosa visita a los olvidados ancianos y enfermos.

La salud quebrantada por su diabetes no es un óbice a su entrega, más aún, el apostolado de la salud del alma y del cuerpo, le despiertan ganas de vivir para seguir acompañando a los que están solos y tristes. 

Demos gracias a Dios y a nuestra Madre Elmina, por suscitar en medio de los avatares de la cotidianidad un modo de predicar siempre actual, como es la entrega de la Palabra y la Eucaristía, a los que tienen hambre y sed de una vida digna.»   

Hermana Teresa María Gallardo

Comunidad La Asunción