Novedades

Agentes de pastoral en clave vocacional

El IV Encuentro de agentes pastorales en clave vocacional se realizó del 23 al 25 de agosto en San Antonio de Arredondo (Córdoba), con el lema: «Se les abrieron los ojos». La Hermana Mariana González comparte lo que se vivió en este espacio:

«La temática que se desarrolló durante estos días fue «El discernimiento espiritual en clave de acompañamiento vocacional», que animó el Padre Marcelo Amaro SJ. Una síntesis a grandes rasgos:
– Dios nos habla y hace camino en nosotros cuando aceptamos su invitación a seguirlo.
– En la exhortación Christus Vivit, se afirma que la vocación es un medio, un camino para llegar a Dios y para amar de la mejor manera. Se hace indispensable distinguir la meta y el objetivo hacia donde y para qué. La vocación es para la vida en abundancia. La vida es respuesta a ese llamado.
– Toda la propuesta de Jesús es en amor y libertad, en el camino de seguimiento debemos crecer en ello.
– La vocación se descubre y mediante el discernimiento, se va realizando, por ello se discierne toda la vida.

El aporte del Padre Marcelo SJ fue muy significativo, trabajó métodos, elementos y propuestas que ayudaron a reflexionar sobre las prácticas de acompañamiento vocacional y la propia vocación. Un aporte importante desde su espiritualidad y carisma ignaciano, fue el de hacer consciente las miradas frente a los procesos y a las personas, las concepciones antropológicas que se tienen y se actúan, los paradigmas frente a las realidades y a las juventudes, porqué deben contemplarse, trabajarse y reflexionarse para poder dar lugar a la voluntad de Dios.

El seguimiento de Jesús es apasionante e implica la Cruz y la vida plena. Debemos atender a las mociones del espíritu, discernir los tiempos personales, la revelación de Dios en la realidad, los sentimientos y emociones, de dónde vienen y hacia dónde nos llevan.

Participaron agentes pastorales de todo el país con sus regiones, diócesis y congregaciones. Se vivió la eclesialidad en comunión y gracia de Dios en la presencia de cada uno.
La certeza que tenemos a la luz de la pedagogía del silencio, de Jesús y del camino, es que Dios sigue saliendo a encontrarse con nosotros, nos pregunta, nos propone y nos recuerda que no podemos perder la esperanza.»

Novedades Relacionadas