Novedades

Encuentro de Jóvenes Dominicos 2021

El fin de semana del 17 al 19 de Septiembre, se realizó un nuevo Encuentro de Jóvenes Dominicos en nuestra casa de La Pampa (Ascochinga, Córdoba). Cincuenta chicos y chicas de Tucumán, Monteros, Santiago, Santa Fe y Rosario, concretaron el anhelo de encontrarse presencialmente.

La propuesta de nuestra comisión de Pastoral Juvenil Vocacional fue trabajar “El perdón, motor de nuestras esperanzas”. A partir de esta clave, los jóvenes reflexionaron para ir a lo profundo del interior de cada uno, crecer en la fraternidad y amistad de la mesa compartida y fortalecerse mutuamente en el caminar siguiendo a Jesús tras las huellas de Madre Elmina.

Ver video

 

Compartimos algunos testimonios:

Nuestro encuentro significó una pausa importante en nuestra cotidianidad para detenernos, contemplarnos, admirarnos y perdonarnos. Cada actividad, momento de reflexión, trabajo en equipo y abrazo, estaba teñido de una trascendente enseñanza, nos ayudaba a repensarnos y a dotar de un nuevo significado cada gesto de amor y de perdón.

Noel Ruiz – Voluntariado La Asunción (Santiago del Estero)

Agradezco haber tenido la oportunidad de ser parte del encuentro de jóvenes que me permitió reconectarme conmigo misma, dándome cuenta lo mucho que lo necesitaba y recordar los motivos por los que soy parte del voluntariado.

Pude conocer nuevas personas y aprender de las realidades de otras provincias, además de hacer amigos que hoy considero también compañeros de camino. Me llevo de estos días compartidos, muchísimas anécdotas y una alegría inmensa de haber sido parte. Regresé cargada de energía y con intenciones de contagiar lo vivido. Esta experiencia sin duda fue “motor de mi esperanza”.

Además, me sentí muy protegida con todos los cuidados sanitarios y una organización en la que se notó todo el amor y el esfuerzo puesto detrás.

¡Espero poder tener la oportunidad de ir a próximos encuentros y que cada vez seamos más jóvenes que nos sumemos!

 Valentina Banfi – Voluntariado La Soledad (Tucumán)

  Una vez en casa y ya tranquila me pongo a pensar que lo más lindo de los encuentros es la energía que te queda una vez que se termina, aunque yo nunca quiero que se termine. Particularmente vuelvo a casa con ganas de más, con ganas de compartir todo lo que vivimos a nuestro grupo y contagiar esas ganas y también con ganas de seguir reencontrándonos.

Me resulta muy interesante y curioso que cada tema que se trabaja siempre se vincula con lo que me pasa en ese momento. Siempre me ayuda. Yo voy y me divierto, pero al mismo tiempo escucho y aprendo, cada palabra me llega y me queda dando vueltas y de manera consciente o inconsciente me termina cambiando la vida.

Este encuentro fue muy especial para mí, porque era justo lo que yo estaba necesitando. Me sentía perdida y necesitaba una razón para darle sentido a mi vida y la terminé encontrando. Le pedí ayuda a Dios y me presentó este encuentro, el volver y que todo esto me transforme.

Me resultó impactante poder conectar con personas desconocidas tan rápido, encontrar personas con una bondad genuina, que realmente te escuchaban y te aceptaban, con quienes te reías y también llorabas, todo en un lapso de 3 días. Estar con esta gente tan linda te contagia las ganas de crecer, de continuar por este camino y no irte jamás.

Es hermoso compartir, sentir la alegría de todos, las canciones, los bailes, las reflexiones y los momentos libres. Agradezco haber podido vivirlo, yo creo que todos deberían poder experimentar las sensaciones que te deja un encuentro así.

Fui muy feliz, disfruté cada momento, me reí, lloré, me enojé también. Pasé por todos los estados de ánimo y no cambiaría nada de eso.

Solo pido que la unión de la congregación se mantenga. Que las amistades que nacieron no mueran ahí, que nos sigamos viendo, reencontrándonos y contagiándonos unos a otros las ganas de seguir y ayudar al que lo necesita, porque hacer bien nos hace bien. Quiero que sigamos misionando, todos juntos y por separado.

Solamente puedo pensar en que después de estos años de pandemia, esto es nuestro motor de arranque para hacer grandes cosas. Espero volver a vernos. 

 Joaquina Romero – Pastoral Juvenil Sagrada Familia (Santa Fe)