Novedades

Encuentro-retiro de Pastoral Juvenil 2022

Del 16 al 18 de Julio, la comisión ampliada de Pastoral Juvenil Vocacional se reunió en nuestra casa de La Pampa (Ascochinga, Córdoba) para compartir un espacio de retiro, trabajo y encuentro fraterno.

 Tuvimos  momentos  de  oración, estudio y reflexión, orientados a fortalecer los vínculos y herramientas que nos brinden una mayor profundización y conocimiento de los ejes y valores de nuestro carisma, con el fin de afianzar y ofrecer a nuestros/as jóvenes espacios vinculados al trabajo sobre la interioridad y espiritualidad en nuestras comunidades.

Para comenzar este encuentro, realizamos un día de retiro personal y comunitario, en el que pudimos resignificar, visibilizar y entregar en manos de la comunidad aquellos momentos importantes  de nuestra historia, por medio de la técnica oriental “kintsugi”, que consiste en la reconstrucción  de piezas de cerámica y embellecimiento de sus grietas, por medio de una pintura dorada. Para continuar, realizamos una dinámica con arcilla, moldeando con nuestras manos para representar por medio de la creación de una puerta, nuestras búsquedas y deseos de apertura y conexión con todo lo que nos rodea y es parte de nuestra vida cotidiana. Y para finalizar la primera jornada, compartimos un espacio de oración comunitaria, entregando en manos de Dios todos los momentos compartidos, frutos y trabajos realizados.

El segundo día, nos dedicamos al abordaje y reflexión del texto “Espiritualidad de la sinodalidad” de Nurya Martinez-Gayol , para poder reconocer de qué manera estamos y queremos caminar como Iglesia, aceptando con alegría, esperanza y responsabilidad el desafío que nos invita a compartir y resignificar nuestro carisma, para compartirlo con nuestros/as jóvenes, vinculándolos además con los encuentros y trabajos realizados durante la primera parte del año y proyectando los deseos, fortaleciendo las falencias y potenciando las virtudes para los encuentros y momentos que vamos a compartir en esta segunda parte del año. Todo esto entregado y compartido al final del día con la celebración de la Palabra.

 Por último y con alguno de los integrantes de la comisión camino a casa, disfrutamos un espacio de esparcimiento comunitario, realizando una visita a las ruinas jesuitas y así comenzar a prepararnos para emprender el regreso a nuestras comunidades, con la alegría, la esperanza y el desafío de transmitir todo lo compartido y el gran deseo de poder caminar juntos este camino propuesto por la Iglesia, como tiempo sinodal, compartiendo nuestro carisma desde una casa de puertas abiertas y privilegiando a los que más lo necesitan.