Novedades

Un viaje para recordar

El 4 y 5 de octubre, los alumnos de 5to año del Colegio La Asunción (Santiago del Estero) tuvieron su último campamento juntos, acompañados por docentes de Nivel Inicial, Primario y Secundario . La Hermana Daniela Cerutti comparte cómo vivieron esta experiencia:

«Vivimos nuestro presente como un tiempo donde confluye parte de nuestro pasado y nuestra intención de futuro.

En nuestro devenir hay momentos vitales significativos. Son instantes vividos, son experiencias que nos han hecho incorporar o reconsiderar maneras de ver y hacer, de percibir personas y hechos. Momentos que modifican nuestra manera de percibir y valorar nuestra realidad próxima, que hacen transformar nuestra vivencia del tiempo y modificar en qué lo ocupamos y cómo lo distribuimos, momentos que nos hacen recuperar personas e incorporar valores. Momentos vitales significativos que reformulan nuestro existir.

Recordar es mucho más que tener a alguien presente en la memoria. Significa «volver a pasar por el corazón» lo vivido. “Recordar es vivir dos veces”, decía don Atahualpa.

La propuesta desarrollada con Quinto Año A y B del Colegio La Asunción fue realizar un viaje al pasado pasando por el corazón lo vivido. Comenzamos ese viaje teniendo en cuenta la siguiente frase:

“Un viaje no son las fotos que se hacen, los regalos que se compran, ni los paisajes que se visitan;

un viaje es más que nada la gente que se conoce en el camino”

Vivimos momentos muy emotivos, en los que los estudiantes recorrieron su sala de nivel inicial, aulas y patio de nivel primario, en los que estaban sus seños esperándolos para invitarlos nuevamente a jugar, reírse, pintar y disfrutar juntos. Continuaron por el nivel secundario, llegando a quinto año, donde compartieron las alegrías, sueños cumplidos, luchas, tristezas, y algunos fracasos vividos.

«Lo esencial es invisible a los ojos», dice el Principito, «solo se ve bien con el corazón».

Por eso experimentaron la sensación de solo ver y sentir con el corazón. Se vendaron los ojos, se tomaron de los hombros uno detrás de otro y se dejaron guiar, acompañar…así como lo hacían en el jardín, en la primaria…

Recordaron lo mucho que han logrado, reconociendo cada paso, cada momento vivido, cada persona que los acompañó, cada seño del jardín, de los distintos grados de la primaria, cada profe del secundario; y volvieron a sentir su calidez, su mano que acompaña, su palabra de aliento, su abrazo.

Como signo se utilizó el quipu, cuerdas anudadas que los incas utilizaban para comunicar información matemática y narrativa. Armaron el quipu de la historia de la Promoción 2019, pudiendo plasmar a través de los tres tipos de nudos que se utilizan, los distintos momentos vitales significativos vividos a lo largo de su trayectoria en el colegio.

Fue un encuentro que les permitió a los estudiantes volver a pasar por el corazón lo vivido, compartido y construido juntos en el colegio.»

Novedades Relacionadas